Pareto El problema no es que tu producto o servicio sea caro

El problema no es que tu producto o servicio sea caro, sino que el cliente no entienda el por qué valen lo que cobras.

El problema no es que tu producto o servicio sea caro, si piensas asi es que tienes una perspectiva errónea. Hay que mirar los productos y servicios que ofreces en función de los beneficios que aportas a tus clientes.

Preguntate ¿Cuánto dinero ganan de más o se ahorran gracias a ti? ¿Cómo se sienten tras experimentar tus productos o servicios? ¿Qué han conseguido tus clientes después de tus atenciones?

 

Lo sorprendente es que cuanto mayores sean tus precios, mejores clientes atraerás.

Eso si muchos piensan que hoy en día con la brutal competencia que hay, valorar los productos o servicios a través de los precios sea un suicidio. Pero el continuo descenso de los sueldos y de los precios ha hecho que nuestra sociedad se acostumbre a una rutina de precios reventados y a la mala calidad.

Así que, hay que replantear los precios y a atreverse a subirlos si no te permiten trabajar como te gustaría. Porque para eso montaste tu negocio ¿no? Y cuál es la clave para que lo hagamos y tengamos éxito, pues muy sencillo:

"El cliente tiene que entender el porque tus productos o servicios valen lo que cobras"

¿Cómo hacerlo?

1.- Desarrolla una propuesta única de ventas irresistible

En todos los negocios no existe mejor forma aumentar el valor percibido que basarte en una Propuesta Única de Ventas bien diferenciada de tu competencia.

2.- Aporta más valor percibible a tus clientes

Aplica el "Teorema de Pareto" (Planteado por el economista y sociólogo Vilfredo Pareto, que especifica una relación desigual entre entradas y salidas, ... dicho de otra manera, el 80% de las consecuencias se derivan del 20% de las causas; esto también se conoce como la “regla de Pareto” o la “regla 80/20”; esto es, sabemos que el 80% de tus clientes están contigo por SOLO el 20% de tu aporte de valor, es decir, porque eres el más rápido, el mejor en un cierto aspecto del servicio. Lo que sea. Tu objetivo para poder pedir más dinero por tus servicios es potenciar ese 20% aportando más de tu valor.

La clave es optimizar los aspectos que impactan de manera exponencial en tus resultados. El resto es simplemente residual y no merece mucho tu atención.

3.- Educa a tus clientes, práctica el marketing instruccional

Educándolos y haciéndoles ver que lo que tu ofreces es lo que necesitan y que vale su precio en oro. Educa sus objeciones mentales y barreras psicológicas. Establece una estrategia de educación para que cuando esa persona te pregunte tus precios no le parezcan caros ya que entenderá que una hora de tu tiempo le ahorran 2 meses de dolores de cabeza y una cantidad de dinero escandalosa tirada a la basura.

No hay mejor cliente que aquel que ya está educado.

4.- Recurre a tu Marca Personal y muéstrate como experto reconocido que eres

La Marca Personal se consolida cuando te muestras como una autoridad en tu especialidad y te conviertes en un experto reconocido. Lo más importante es dar visibilidad a tu Marca Personal dirigiendote a tu potencial cliente, creando un halo de autoridad a tu alrededor. Todo esto te eleva al nivel de experto y lógicamente podrás cobrar más por lo que ofreces.

Todos tenemos Marca Personal y somos expertos en algo, encuentra en lo que tu eres experto y supera a los saboteadores mentales que te dicen que no eres bueno en ello.

5.- Gánate su confianza, respeto y simpatía

Cuando un potencial cliente se acerca a ti es importantísimo que lo atiendas de manera adecuada, le muestres tus credenciales, seas simpático, empático y asertivo. Esto significa en esencia prácticar la escucha activa. Los clientes quieren expresarse y que les escuches. Abre tus oídos y deja que te lo cuenten todo.

Los negocios se generan en momentos de distensión acercándote a tu potencial cliente y mostrándote como una persona y entablando una relación emocional y de amistad. Si haces que tu cliente se sienta importante y el centro de tu atención, te comprará seguro.

6.- Crea tu propia comunidad de “FANS”

Convierte a tus clientes en tus fans, busca la razón más primitiva que mueve a que tus clientes te compren a ti y les haga sentirse parte de una tribu, de un movimiento. Enamorados de lo que ofreces. Con las pequeñas empresas es posible llegar a esto. Las personas pagan por lo que perciben de ti y por el valor emocional que impacta tu empresa frente a tu competencia. Uno de los deseos primarios más poderosos en las personas es la pertenencia a una comunidad. No hay peor castigo que aislar a alguien o que se sienta aislado.

7.- Aprende a vender tu producto o servicio

Aprender a vender tu producto o servicio es lo más importante y eso quiere decir que tienes que saben vender tu arte, tu pasión, tus conocimientos, ... en definitiva tu Marca Personal. Y para ello tienenes que saber:

¿Quién es tu cliente ideal?
Aprender a trasladarles cual es tu "expertice" o "autoridad"
Saber cerrar la venta.

Sin estos 3 ingredientes acabarás siendo otra empresa del montón más. Si tu problema es que no sabes venderte y no sabes mostrar lo valioso e irresistible que es tu producto o servicio y tu persona, sigue adelante con el resto de contenidos de este blog, te van ayudar a conseguirlo.

Referencias

https://www.lauraribas.com/vender-un-producto/
https://www.javiercordero.com/como-subir-precios-servicios/